domingo, 21 de noviembre de 2010

Agujerito con Gato


A veces una puerta se cierra. Y otra se abre...
Un gato puede enseñarnos que otras veces, siempre puede surgir un agujerito por donde vislumbrar algo diferente, un resquicio para la oportunidad de probar algo nuevo, que no habíamos por el momento contemplado en los abanicos de posibilidades... Será que conviene probar, arriesgarse, parece que nos dice el felino...

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Creo que sí.
    Si al abrirla no se ve, puede ser un ángel gato que solo algunos ven.
    No todo lo que es, se ve con los ojos convencionales.

    ResponderEliminar
  3. Glad you liked it.
    Cats do inspire us humans...

    ResponderEliminar